Cuenta con
Redman

El Abogado Líder
en Lesiones Personales en Nueva Orleans

mover
Solicite su consulta gratuita

Qué constituye un reclamo de producto defectuoso en Luisiana: una guía exploratoria

Publicado en Blog on 15 de noviembre.

Una mujer en Luisiana ha iniciado Acción legal contra Philips por su máquina CPAP, alegando que le causó heridas graves. El caso es parte de un conjunto más amplio de demandas centralizadas en Pensilvania para actividades previas al juicio. La mujer alega que el dispositivo Philips Dreamstation, que usaba diariamente para el tratamiento de la apnea del sueño, le provocó cáncer de pulmón. Ella afirma que el dispositivo causó daños celulares y de ADN en sus pulmones, lo que provocó su enfermedad. Ella busca daños tanto compensatorios como punitivos.

Los fabricantes, distribuidores y minoristas tienen la obligación de ofrecer productos seguros y confiables a los consumidores. Cuando un producto no cumple con estas expectativas y causa daño, la ley de Luisiana proporciona un marco para que las víctimas soliciten una compensación. Bajo el paraguas de la ley de lesiones personales, los casos de responsabilidad por productos surgen de defectos en el diseño, la fabricación o el etiquetado de los productos. A diferencia de otros estados, Luisiana a menudo se apoya en el concepto de responsabilidad estricta, lo que significa que es posible que la víctima no necesite demostrar negligencia para ganar un caso. Sin embargo, se deben cumplir criterios específicos para que un reclamo tenga éxito.

Elementos clave para una reclamación exitosa por producto defectuoso

En Luisiana, el establecimiento de una reclamo de producto defectuoso Implica cumplir varios criterios clave. El primero en la lista es demostrar los defectos de un producto, que podrían estar relacionados con su diseño, proceso de fabricación o advertencias inadecuadas. En segundo lugar, demostrar un vínculo directo entre el defecto del producto y las lesiones sufridas es vital para que el caso tenga éxito. Otro elemento importante es el estado del producto en el momento de la lesión. Debe estar sustancialmente en las mismas condiciones que cuando se compró o recibió inicialmente. Cualquier modificación o alteración del producto podría comprometer la integridad de un reclamo.

La responsabilidad estricta suele desempeñar un papel en los casos de responsabilidad por productos defectuosos de Luisiana. Bajo responsabilidad estricta, demostrar negligencia por parte de los fabricantes o proveedores se vuelve menos importante que demostrar que el producto era inherentemente defectuoso y causó daño. Sin embargo, la culpa comparativa puede influir en el resultado, reduciendo la indemnización en función del porcentaje de culpa del reclamante.

Finalmente, adhiriéndonos a la estatuto de limitaciones es un deber. En Luisiana, los reclamos por productos defectuosos generalmente deben presentarse dentro de un año a partir de la fecha en que ocurrió la lesión o el daño.

Categorías de defectos del producto: diseño, fabricación y marketing

In Responsabilidad del producto, los defectos generalmente se clasifican en tres categorías principales: defectos de diseño, defectos de fabricación y defectos de comercialización. Cada uno conlleva su propio conjunto de desafíos para establecer un reclamo exitoso. Los defectos de diseño son defectos inherentes que existen incluso antes de que se fabrique el producto. Estos defectos hacen que el producto sea intrínsecamente peligroso, independientemente de lo meticuloso que esté fabricado. Por ejemplo, un modelo de automóvil con propensión a volcarse durante curvas cerradas caería bajo un defecto de diseño.

Los defectos de fabricación ocurren durante la etapa de ensamblaje o producción. Estos son errores involuntarios que hacen que el uso de un producto sea inseguro. Un lote de neumáticos con una costura débil los hace susceptibles a reventar es un ejemplo de defecto de fabricación. Los defectos de comercialización, también conocidos como defectos de etiquetado o informativos, ocurren cuando un producto carece de instrucciones o advertencias adecuadas, lo que lo vuelve inseguro. Se podría considerar que un medicamento de venta libre que carece de instrucciones de dosificación adecuadas tiene un defecto de comercialización.

Papel de la responsabilidad estricta en casos de productos defectuosos

En los casos de productos defectuosos, el concepto de responsabilidad objetiva suele desempeñar un papel importante, especialmente en Luisiana. A diferencia de la negligencia, que requiere prueba de que una de las partes no ejerció un cuidado razonable, la responsabilidad estricta se centra únicamente en el defecto del producto y su papel en causar daños. En tales casos, no es necesario demostrar que el fabricante o proveedor actuó descuidadamente para establecer un reclamo.

La responsabilidad objetiva ofrece ventajas a los demandantes. Principalmente, simplifica el proceso al eliminar la necesidad de demostrar negligencia, lo que facilita centrarse en el defecto del producto y su vínculo directo con las lesiones sufridas. Sin embargo, no todos los casos de productos defectuosos en Luisiana caen automáticamente bajo responsabilidad estricta. Ciertos factores, como el estado del producto en el momento del incidente y su cumplimiento general de las normas de seguridad de la comunidad, pueden afectar la forma en que se aplica la ley.

En ciertas ocasiones, falla comparativa podría entrar en juego, reduciendo potencialmente el importe de la indemnización concedida. Sin embargo, no niega el principio de responsabilidad objetiva.

Demostración de negligencia en un caso de responsabilidad por productos defectuosos en Luisiana

Si bien la responsabilidad estricta a menudo simplifica los casos de productos defectuosos en Luisiana, hay casos en los que demostrar negligencia sigue siendo relevante. La negligencia entra en juego cuando el demandante necesita demostrar que el fabricante o distribuidor no cumplió con su deber de proporcionar un producto seguro. En tales casos, se deben probar cuatro elementos principales:

  • Debe demostrarse que el demandado tenía el deber de diligencia hacia los consumidores. Generalmente se espera que los fabricantes creen productos que cumplan con ciertos estándares de seguridad.
  • Debe establecerse un incumplimiento del deber. Esto significa demostrar que el fabricante, consciente o inconscientemente, no cumplió con los estándares de seguridad, lo que resultó en un producto defectuoso.
  • Es necesario demostrar la causalidad entre la infracción y el daño. Se trata de demostrar un vínculo directo entre el producto defectuoso y el daño sufrido por el reclamante.
  • Se deben demostrar los daños reales. Esto podría ser en forma de facturas médicas, salarios perdidos u otras formas de pérdida cuantificable atribuible al producto defectuoso.

Culpa comparativa en Luisiana: cómo afecta los premios

En Luisiana, el principio de culpa comparativa A menudo entra en juego en casos de productos defectuosos. A diferencia de algunas jurisdicciones que emplean un modelo de “negligencia contributiva”, que podría impedir la recuperación si un demandante tiene aunque sea una pequeña culpa, Luisiana permite un enfoque más matizado. Bajo culpa comparativa, la compensación de un reclamante puede reducirse en proporción a su grado de culpa, pero eso no necesariamente impide la recuperación.

Por ejemplo, si se determina que una persona tiene un 20% de culpa por sus lesiones, cualquier indemnización otorgada se reduciría en el mismo porcentaje. Por lo tanto, una indemnización de $100,000 se reduciría a $80,000.

La culpa comparativa se aplica en diversas situaciones. Quizás un consumidor hizo un mal uso del producto de una manera no prevista pero sin advertencia explícita. En tal caso, un tribunal puede encontrar que tanto el fabricante como el consumidor comparten la responsabilidad por el daño resultante.

Estatuto de limitaciones: plazos para presentar una reclamación

Ley de responsabilidad del producto

El tiempo es esencial cuando se trata de presentar un reclamo por producto defectuoso en Luisiana. Existe un estatuto de limitaciones que establece plazos estrictos dentro de los cuales debe comenzar la acción legal. Generalmente, los reclamos relacionados con productos defectuosos deben presentarse dentro de un año a partir de la fecha en que se descubre o debería haberse descubierto la lesión o el daño. El incumplimiento de este plazo a menudo resulta en que el tribunal desestime el caso, independientemente de sus méritos.

El cronograma de un año puede tener excepciones. En algunos casos que implican defectos latentes o lesiones tardías, el tiempo puede empezar a correr desde el momento en que la lesión se hace evidente o se diagnostica.

Si se trata de una reclamación por un producto defectuoso, contáctanos o llame al (504) 500-5000 hoy para una consulta gratuita.